"Frente al Mar"

Sentado frente a ti, oh mar,
siento una dulce calma
que alivia mi pesar.
Te vuelves poesía
y llenas de alegría mi vida.
Cierro mis ojos
y sin tocarte,
en tu profundidad me sumerjo.

Tu potente bramido
y rugientes olas
traen a mi memoria
la grandeza y majestad
del Dios que adoro
en espíritu y en verdad.

Una vez te dije:
un día te presentaré
al amor de mi vida
y en tu arena
escribí su nombre y el mío.
Los cuales conservas
en tu admirable inmensidad.

Elevé una oración
al Dios que adoras con tus olas
y alabas con tu bramido.
Le pedí me concediera
tenerla en esta isla conmigo.

Pasado el tiempo
caminé en tu arena
junto a ella
y te alegraste en conocer
a mi fiel compañera.

Enrique Rodríguez


"Agradarte a Ti"

No encuentro como decirte 
lo que siento en mi corazón,
es que no quiero hacerlo
con palabras nada más;
quiero expresarlo
haciendo tu voluntad.

Quiero agradarte en todo a ti
con mi forma de vivir,
con mi forma de pensar
y mi manera de actuar.

No hallo como decirte
lo agradecido que estoy,
es que no quiero hacerlo
con palabras sin acción;
quiero expresarlo
en cada paso que doy.

Quiero agradarte en todo a ti
con mi forma de vivir,
con mi forma de pensar
y mi manera de actuar.

Enrique Rodríguez


"Loco de Amor"

Por vivir para ti
y no ser como ayer,
por decir que no soy
de este mundo tan cruel;
hoy me han dicho
que de mente estoy.

Si estoy loco es de amor,
si estoy loco es por ti;
toda mi vida es
para agradarte a ti.

Por decir que tú estás
sin poderte mirar,
por hablar de tu amor
hacia humanidad;
hoy me han dicho
que de mente estoy.

Si estoy loco es de amor,
si estoy loco es por ti;
toda mi vida es
para agradarte a ti.

Enrique Rodríguez



"A la luz de la Luna"

Estabas en un éxtasis
de locura y fantasía.
Sentada en una roca
en plena madrugada.

Detrás de un árbol yo te observaba
y miré que unas lágrimas
por tus mejillas rodaban.
No eran de tristeza
ni de mujer maltratada,
eran de una chica
cuando está enamorada.

Me acerqué a ti
y no te sorprendiste.
Era el momento ideal
para nuestro emotivo
y romántico encuentro.
Lucias elegante y bella
como aquella luna llena.

Luna que fue testigo
de aquellos besos que nos dimos,
del sentimiento inefable
que invadió nuestros corazones
y nos embriagó de amor
en un instante.


Enrique Rodríguez


"Juntos Bajo la Lluvia"

Tú preocupada por la hora,
el congestionado tránsito,
los luminosos relámpagos
y la lluvia torrencial
que nos empapó a ambos.

Yo dichoso de tenerte a mi lado,
bajo aquella lluvia fría
que me inspiró
a escribirte poesías
contemplando tu mirada
y tu sonrisa.

Sonrisa que te hice conservar
en medio de esa tempestad.

Enrique Rodríguez



"Querida Madre"

Querida madre
¿cómo no amarte?
Cómo no amarte,
si tú me amaste primero
y lo mostraste con hechos;
dándome nueve meses
tu vientre como lecho.

Quizá alguien te sugirió
me asesinaras antes de nacer
y tal vez,
tuviste motivos para hacerlo,
sin embargo, fuiste valiente
y me diste la dicha de nacer.

Soportaste con paciencia
mis berrinches de niño,
mis rebeldías de adolescente
y hoy sigues a mi lado
celebrando mis triunfos,
y acompañándome
en mis fracasos.

Querida madre
¿cómo no amarte?

Le doy gracias al Señor
por darme una madre como usted
y le pido
en todo momento y ocasión
te conceda su bendición.

Querida madre,
me senté a escribir
lo que me dictó el corazón
y nació para ti
este poema de amor,
que te pido lo recibas
y conserves en tu corazón.

Enrique Rodríguez


"Llegaste a mi Corazón"

Recuerdo el momento
que te conocí,
llegaste a mi corazón,
lo llenaste de amor
y me diste salvación.

Señor, te busqué en la religión
pero solo hallé confusión,
venerando a otros dioses
habiendo entre tú y los hombres
un solo mediador,
Jesucristo el salvador.

Así como brilla el sol
cada mañana en mi ventana
iluminaste mi alma
con la luz de tu palabra.
Y me sacaste de ese error
que perturbaba mi corazón.

Anduve angustiado y desconcertado,
pero eso quedó en el pasado.
Ahora comprendo
que no eres religión,
Tú eres la personificación del amor
y vives en mi corazón.

Enrique Rodríguez